Ni los científicos pueden explicar la existencia de estos 6 lugares

El planeta Tierra aún guarda ciertos secretos para nosotros e incluso para los científicos que a pesar de arrojar sus teorías no se atreven a dictaminar el origen de esa cascada roja en mitad de la Antártida o las exóticas terrazas de la turca Pamukkale.

Formas y colores de una naturaleza que explota de forma asombrosa en estos 6 lugares que hoy te invitamos a conocer…

Pamukkale (Turquía)

Este “Palacio de Algodón” (como dirían los turcos) se compone de diversas terrazas de roca.

En ellas, la acumulación de calcio blanco a causa del agua recalentada por la lava volcánica durante siglos ha dado como resultado estas fuentes cuyos beneficios para la salud ya fueron comprobados por los romanos.

Campo de círculos (Namibia)

Las llanuras ocres del país africano lucen moteadas de círculos de hasta 20 metros de diámetro que se extienden hasta el horizonte y en cuyo perímetro no crece nada.

Pese a las típicas teorías en torno a visitas de otro planeta, en 2013 el científico Walter Tschinkel aseguró que estas “huellas” habían sido creadas por la actividad de las termitas, mientras otros compañeros del gremio afirmaban que se debía a un origen radioactivo.

Surtsey (Islandia)

Mientras que islas o archipiélagos como Kiribati tienen los días contados, otras nuevas formaciones emergen a la vida desde las profundidades del océano: véase la reciente Jadid en Yemen, o Zalzala Koh en Pakistán.

En este caso, la isla de Surtsey, comprendida dentro del dominio de Islandia, emergió tras la erupción de un volcán submarino en 1967.

The Hessdalen Lights (Noruega)

En los países nórdicos, la aurora boreal colorea los cielos de países como Noruega o Finlandia debido a pequeñas partículas solares que explotan en colores al entrar en contacto con la atmósfera.

El efecto contrario, es decir, componentes de arena, cobre o zinc que explotan en los cielos tras emerger de la tierra radioactiva sería la explicación -no confirmada- de unas extrañas luces que se dibujan en el firmamento nocturno del noruego Heesdalen Valley.

Eternal Flame Falls (Estados Unidos)

En Shale Creek Preserve, una sección del neoyorquino Chestnut Ridge Park, una llama dorada brilla tras la cortina de agua de las bautizadas como “Eternal Flame Falls”.

Este fenómeno, según los científicos, procede de la emisión de gas metano desde las entrañas de la tierra y encendido por un antiguo visitante. Esto da como resultado una llama que, a pesar de apagarse, siempre renace gracias al mechero de un nuevo descubridor.

Blood Falls (Antártida)

En mitad de los fríos y blancos parajes del sur del planeta, concretamente en el glaciar Taylor, una cascada de color rojo explota arrastrando consigo nieve, rocas y agua.

La explicación más lógica según los científicos recaería en un lago subterráneo rico en hierro cuyo tono rojizo tiñe de este color las cascadas secretas de la Antártida. Esta es una explicación similar a la de la famosa Playa Roja de China.

Estos 6 lugares demuestran los muchos misterios que la Tierra sigue ocultándonos… ¡Todavía nos queda tanto por descubrir!

Y tú, ¿cuál es el lugar natural más inexplicable que has visitado? ¡Nos encantaría conocer tu experiencia!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s