“O reciclamos los productos electrónicos, o solo habrá para unos pocos”

Los residuos eléctricos y electrónicos (RAEE) son la basura urbana que más crece en la actualidad: cada ciudadano genera 17 kilos anuales, de los que se recicla de forma adecuada 4,2 kilos. Recuperar bien estos residuos, además de evitar su impacto ambiental, permite obtener materiales para fabricar nuevos productos para todos, como destaca Gonzalo Torralbo, secretario general de Recyclia, la mayor plataforma de recogida selectiva y gestión de RAEE y pilas usadas de España. Para mejorar estas cifras, la legislación obligará en 2016 a reciclar el 45% de la media puesta en venta en los últimos tres años, un incremento “importante” respecto al año pasado, reconoce este experto. Torralbo señala la mejora de los puntos limpios, el control de los residuos ilegales o la concienciación social como medidas que contribuyan a ello.

¿Cuántas toneladas de RAEE se recogen en España?

En 2015 se recogieron casi 190 millones de kilos, 4,2 kilos por habitante y año a través de los sistemas colectivos de recogida oficiales, una cifra que supera en 0,2 puntos las obligaciones marcadas por la legislación. Eso no significa que en todos los segmentos en los que dividimos los residuos se alcancen los objetivos. A partir de 2016 el cumplimiento no solo debe ser global, sino también en cada una de las categorías.

¿Cómo afectará al reciclaje?

“El consumidor puede salir frustrado de los puntos limpios, tienen mucho que mejorar”

Se deberá reciclar el 45% de la media puesta en venta en los últimos tres años. Se trata de un incremento importante con respecto a los objetivos de 2015. Hay algunos residuos que se están recogiendo adecuadamente, pero otros no se tratan de forma adecuada, como ciertos residuos informáticos o de electrodomésticos, o no se contabilizan porque no están en los sistemas oficiales.

¿Cuántos residuos se recogen de forma adecuada y cuántos no?

En España, que se encuentra en la media europea, un 30% de los productos puestos en el mercado se recogen por los sistemas colectivos, entre un 20% y un 25% se pueden estar tratando bien, pero no se contabilizan porque se recogen por otros cauces, y un 40% que se han quedado en nuestras casas o no se tratan bien.

¿Qué ocurre con esos residuos que no se tratan bien?

“Un 40% de los residuos eléctricos y electrónicos no se trata de forma adecuada”

Por ejemplo, hay mucho teléfono móvil y mucho equipo informático que se exporta a países del tercer mundo como productos de segunda mano, pero en realidad acaban como residuos. El sistema de tratamiento es mucho más barato, o reciclan la parte que les interesa y el resto contamina porque no tienen las mismas condiciones que en Europa. Una de las prioridades de la directiva europea y su trasposición a nuestro real decreto es que se recicle en Europa y que la materia prima quede aquí. Por eso se le exige a la exportación una serie de requisitos que en la práctica no se cumplen.

¿Cómo nos afecta?

Ese casi 40% de fraude o tratamiento inadecuado perjudica al medio ambiente, dificulta los cumplimientos de los objetivos legales, no disponemos de esos materiales para su aprovechamiento y perdemos recursos para la fabricación de nuevos productos.

¿Qué medidas se deberían tomar?

Debería haber un mayor control de la trazabilidad, de la salida de estos productos fuera de Europa, aplicar medidas coercitivas en agentes que lo hagan de forma inadecuada y concienciar a los ciudadanos.

Naciones Unidas señala que los RAEE son la basura urbana que más crece en la actualidad en el mundo. ¿En España también?

Sí, se generan 17 kilos por habitante y año; nos encontramos en la media europea. Y cada vez más, porque la tecnología avanza y cambiamos de equipos con más facilidad. Por ejemplo, de móvil cambiamos en un año o año y medio.

¿Qué RAEE cuestan más reciclar?

Las pantallas, por la separación de sus elementos, y los equipos con gases contaminantes y espumas por el coste de la separación. Hay ciertas baterías que también cuestan por el proceso. Las pilas botón o los tubos fluorescentes son difíciles por el mercurio.

¿Han mejorado las técnicas de aprovechamiento de los RAEE?

Sí, cada vez se aprovecha más. Hay más proyectos con nuevas técnicas de separación y tratamiento más específicos que permiten extracciones más puras, de más valor para la industria y con menos gasto. Y se da un valor al sector del reciclaje: ahora se recupera una materia prima que antes no se podía.

¿Compensa económicamente el coste de reciclar esos residuos?

El coste ahora todavía es alto, pero merece la pena por el medio ambiente. Y pasa como con el papel reciclado, antes era carísimo, pero a medida que ha mejorado la tecnología de recuperación y hay mayor volumen, los costes se asemejan al del papel no reciclado.

Puede seguir leyendo en Consumer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s