Temperaturas más altas reducen un 19% el agujero de la capa de ozono

El agujero en la capa de ozono que se forma sobre la Antártida cada septiembre alcanzó un pico de 14.3 millones de kilómetros cuadrado en 2016 antes de comenzar a recuperarse.

“Este año hemos visto un agujero de ozono que estaba justo debajo de tamaño medio —ha señalado Paul A. Newman, jefe científico de Ciencias de la Tierra en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA— Lo que estamos viendo es consistente con nuestras expectativas y nuestra comprensión de la química del agotamiento del ozono y el tiempo estratosférico”.

En su punto máximo, el 28 de septiembre, el agujero de ozono se extendía por un área casi tres veces el tamaño de los Estados Unidos continentales. La superficie media del agujero observado desde 1991 ha estado próxima a los 16 millones de kilómetros cuadrados.

En 2015, el agujero de ozono creció hasta los 17.4 millones de kilómetros cuadrados, un 19 por ciento más grande que este año, antes de regresar a niveles relativamente normales de verano. Su tamaño más grande el año pasado fue debido a las temperaturas más frías de lo normal en la estratosfera que amplifican la destrucción de la capa de ozono por la reacción de la luz solar con el cloro y el bromo a partir de sustancias químicas artificiales, dijeron los científicos. En 2016, las temperaturas estratosféricas más cálidas han restringido el crecimiento del agujero de ozono.

El ozono, que se produce naturalmente en pequeñas cantidades en la atmósfera, se compone de tres átomos de oxígeno en lugar de los dos que forman el oxígeno molecular mucho más abundante. En la estratosfera, aproximadamente de 9 a 48 kilómetros por encima de la superficie, la capa de ozono actúa como protector solar, protegiendo la Tierra de la radiación ultravioleta potencialmente dañina que puede causar cáncer de piel, cataratas y suprimir el sistema inmunológico, así como dañar las plantas. El ozono es también uno de los gases de efecto invernadero primarios que regulan la temperatura de la Tierra.

Detectado por primera vez en 1985, el agujero de ozono de la Antártida se forma a finales de invierno en el Hemisferio Sur, durante los meses de agosto y septiembre a medida que los rayos del sol regresan después de meses de noche polar. La luz del sol inicia reacciones catalíticas que producen formas químicamente activas del cloro y bromo se concentró sobre el Polo Sur durante el invierno. Estas reacciones destruyen rápidamente las moléculas de ozono.

En 1987, el Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono, comenzó a regular los compuestos que agotan el ozono, que están disminuyendo lentamente. Los científicos esperan que el agujero de ozono se recupere de nuevo a los niveles de 1980 hacia el año 2070.

INVDES

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s